Ministerio de consolación

Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente ¿crees esto? Juan 11:26

 

La Consolación es vital en cualquier comunidad; nos hemos dispuesto a apoyar en amor con todo lo que somos y sabemos a los hermanos de la fe que padecen enfermedades graves o que han perdido a un ser querido. Por lo tanto consideramos que este Ministerio debe ser multidisciplinario. Es nuestro anhelo servir con efectividad llevando consuelo y esperanza.

 

Nuestro objetivo es consolar, atender, acompañar, sostener, fortalecer, dirigir, aconsejar a los(as) hermano(a)s en situación crítica de vida o de duelo, llevando la Palabra de Dios, de esperanza para sus vidas

Zarzas

Son nuestros grupos celulares de pastoreo cercano, constituyen las puertas de entrada a la comunidad y nuestra estrategia dinámica para la convivencia, el desarrollo de liderazgo y la expresión de la vida cristiana en comunidad.

 

Estos son grupos pequeños de 5 o más personas que se reúnen semanalmente en diferentes hogares, para desarrollar las funciones básicas de la Iglesia. En las Zarzas encontramos, entre otras cosas, instrucción bíblica, intercesión, compañerismo, crecimiento, amor y mucha vida.

Agencia Misionera SOS

 

“Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.”Ezequiel 22:30 

VISIÓN
Ser y hacer un vallado para bien de la humanidad mediante el cumplimiento de la “Gran Comisión”

MISIÓN

  • Mirar al mundo con los ojos de Dios. La base de la palabra.
  • Interceder por el mundo ante Dios. La base de la oración.
  • Salir de nuestro refugio y alcanzar a otros. La base de la obra personal.
  • Integrarnos a la estrategia de Dios: su Iglesia. La base eclesiológica.
  • Ofrendar la vida con integridad. La base de la mayordomía.
  • Negarse a desistir. La base de la Persistencia.

    Leer más:Agencia Misionera SOS

Suscríbete a nuestro canal

facebook

Texto Lema

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. 

3 Juan 1:2